Memorias – Congreso Género y Sociedad

Desplazar los centros: cuerpos, territorios y saberes en Nuestramérica

En la reciente primavera de este año, integrantes del Espacio de Sociologia Feminista(s) del Gabinete de Estudios e Investigación en Sociología, participamos del 6° Congreso Genero y Sociedad “Desplazar los centros: cuerpos, territorios y saberes en Nuestramérica”. A continuación, queremos relatar lo que vivimos en los cuatro días de encuentros y debates que sucedieron entre el 21 y el 23 de septiembre en la ciudad de Córdoba, Argentina.

Desde un comienzo, la convocatoria nos interpelo en el mejor de los sentidos. Fuimos invitadxs a compartir un horizonte: desplazar los centros, poner de relieve otros saberes, cuerpos y territorios de Nuestramérica. ¿Cómo no responder a ese llamado? Si nos criamos en el interior del interior, en este valle montañoso, donde el sol quiebra la tierra y las multinacionales mineras se instalaron sin consenso a construir su zona de sacrificio.

Aquella invitación envolvió nuestra breve estancia por Córdoba, y se nos incrustó como una clave de lectura con la que transitamos los distintos debates, mesas, encuentros. Allí nos animamos a participar, compartir nuestros trabajos y nuestras experiencias como espacio, intentando dejar testimonio de lo que se hizo para la historia del mismo.

Entre lxs cinco integrantes del espacio que viajamos, presentamos cinco ponencias. El día miércoles, ni bien llegadxs, estuvimos en la Mesa: Derechos sexuales y reproductivos tras la legalización del aborto, coordinada por Raquel Drovetta. Allí Paloma Chousal Lizama expuso su trabajo “Interrumpir las linealidades: sobre las formas de construir un archivo afectivo por el aborto en San Juan – Argentina” donde plantea distintos desafíos y modos de entrada, teóricos y metodológicos, a su objeto de estudio en construcción en el marco de su tesis doctoral. Por medio de la construcción de un archivo afectivo y visual, se intenta amalgamar afectos/emociones que resaltan en aquellas formaciones discursivas y sociales manifestadas en San Juan respecto a la despenalización del aborto. También, Yanina Iturrieta presentó “Políticas de aborto. Los derechos y sus paradojas”, que propone discutir acerca del devenir masivo de los feminismos y sus posibles derivas, en un contexto de despliegue de las políticas neoliberales de precarización de nuestras vidas. Así, tomando como punto de partida empírico las recientes luchas por el derecho al aborto, la indagación teórica es guiada por la pregunta de “¿en qué medida los feminismos, con nuestras prácticas, discursos y estrategias, participamos de la racionalidad neoliberal y en qué medida la resistimos y contestamos?”.

De izquierda a derecha: Yanina Iturrieta, Gonzalo Sillero, Paloma Chousal Lizama, Marcela Rodríguez Ruarte y María Virginia Cantoni

El mismo día, Yanina Iturrieta en coautoría con Julia Burton y María Gabriela Morales, compañeras de la UNC y la UNCo, compartieron el trabajo titulado “Sistematizar en Red: sentidos, experiencias y aportes socorristas” en la Mesa: Articulaciones feministas contemporáneas: Luchas y legados, coordinada por Natalia Martínez Prado y Virginia Morales. Este trabajo tuvo como propósito compartir los primeros resultados de una investigación realizada por integrantes de Socorristas en Red junto a investigadoras de instituciones científicas de distintas regiones del país, que busca elaborar una memoria colectiva acerca de la tarea de sistematización de acompañamientos a personas que abortan, teniendo en cuenta el devenir de ese proceso, así como las intencionalidades y disputas políticas al interior del mismo.

Por la tarde, participamos en el Panel de apertura a cargo de las autoridades de la Facultad de Ciencias Sociales, la Facultad de Filosofía y Humanidades y el Área FemGeS del Centro de Investigaciones de FFYH, UNC, y nos dejamos llevar por un tropo metafórico al lugar donde los pájaros nos dislocan de nuestra reflexividad ensimismada en que lo propio es el centro, y nos muestran que es posible pensar, hacer e imaginar otras formas de habitar los territorios. Seguidamente en el Foro “Desplazar los centros: cuerpos, territorios y saberes en Nuestramérica”, atendimos al necesario debate acerca la reinscripción de las categorías de género en marcos heterogéneos y contradictorios, en el escenario neoliberal actual, y recogimos una serie de preguntas para seguir con el problema: ¿Estas re-inscripciones, potencian o no a los feminismos? ¿Se ha vuelto hegemónico el feminismo? ¿Es esto deseable o no? ¿Con qué centros disentimos? ¿Qué haceres sostiene la academia? ¿Qué voces se escuchan aquí? ¿Qué otras tradiciones políticas transformadoras pueden ampliar la politicidad del feminismo, que existe más allá de la vida callejera y también de la vida académica?

El día jueves durante la mañana, Marcela Rodríguez presentó su trabajo, realizado junto a Franco Barboza, y titulado “Irrupción en el espacio público de las organizaciones de la sociedad civil de la diversidad sexual” en la Mesa: Incidencias feministas en las agrupaciones e instituciones coordinada por Carla Romano Roth y Elisa Arriaga. Luego participamos del Conversatorio “La cocina de la memoria”, donde integrantes de organizaciones cordobesas compartieron sus recorridos experienciales a través de los que le fueron dando forma a las memorias colectivas militantes. Nos trajimos la fuerza de esos relatos para continuar nuestro trabajo local de construir las memorias feministas en San Juan, junto a equipos de investigación y extensión con los que trabajamos en una alianza académica y política.  Luego participamos en el Panel “Territorialidades en contexto: política, extractivismo y resistencias situadas”, y atendimos las denuncias de las comunidades rurales y urbanas contra el despojo y el envenenamiento de las grandes empresas consentidas por los gobiernos de turno.

Por la tarde del viernes, en la Mesa: Universidad y saberes feministas: prácticas y desafíos coordinada por Alicia Soldevila y Alejandra Domínguez, lxs estudiantes María Virginia Cantoni Toro y Gonzalo Abel Sillero Ejarque expusieron “Experiencias e interpelaciones feministas en el campo de la Sociología sanjuanina”. La exposición de la misma tuvo el objetivo de reconstruir el proceso de constitución del Espacio de Sociología Feminista(s), dando cuenta de las condiciones de posibilidad que fueron claves al momento de definición de lógicas de producción del conocimiento en los diferentes estudios feministas de las integrantes, incluyendo los debates internos de organización, investigación y prácticas académicas-docentes que se dan en la tensión entre feminismos y ciencias sociales, entre militancia y academia.

A lo largo de estos días fuimos a escuchar a otrxs colegas, estudiantes, investigadorxs y docentxs, escuchamos sus distintos puntos de vista que, a la vez que ampliaban nuestros horizontes teóricos y metodológicos, nos conmovían en sus elaboraciones, en sus incitaciones al pensamiento y la acción crítica, colectiva y deseante.

Nos íbamos a acostar pensando, hasta que el ejercicio nos extenuaba tanto que nos ponía a dormir. Nos acompañamos en nuestras exposiciones: nos preparamos en grupo previo a ello cuando nos leímos unxs a otrxs nuestras ponencias, cuando después del almuerzo nos representamos nuestras presentaciones como modo de ensayo previo y cuando nos asistimos en las mesas de debate con preguntas e intercambios, pero también con el abrazo y la felicitación al final. Nos hicimos un modo de participación académica, colectiva y militante que implicó desplazar ciertas fronteras que constituyen la relación docente-alumnx, y que queremos que tenga continuidad.

Como es esperable, también nos trajimos discusiones e incomodidades. Que, si bien son reactivas, repulsivas, afectivas y cotidianas, podemos transitarlas junto a nuestro Espacio que nos soporta, con el deseo de que nos animen a intervenir en las discusiones y construcciones de que formamos parte. Y es que nos hemos procurado un afán de divulgación del conocimiento que estimamos como una gran potencia. Así, en un tiempo que sabe a desencanto, apostamos a re-valorar el trabajo intelectual, el conocimiento, el entusiasmo por reflexionar. Ese ejercicio reflexivo y afectivo de pensar, tan satisfactorio para quienes hacemos de él nuestra profesión, pero tan extenuante a la vez. Por supuesto, también le pusimos el cuerpo a la fiesta de finalización del Congreso. ¡Estuvimos presentes de principio a fin! Hicimos un lugar propio y a la vez poroso al encuentro con otrxs.

La invitación a desplazar los centros nos invita a hacer de compañera de ruta la pregunta ¿para quienes somos nosotrxs un centro? Pregunta que requiere un necesario miramiento que consideramos preciso llevar sobre la marcha cuando nuestro trabajo es junto a otrxs. Que nos desplaza, pero que nos habilita a incorporar otras perspectivas. Que implica un reconocimiento mutuo, imprescindible para hacer inteligible otras experiencias, pensamientos y vidas. Solo así podremos pensar y tender a construirnos mundos más habitables para todes.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s